LA HISTORIOGRAFÍA



  1. INTRODUCCIÓN

1.1. Definición de la historiografía

La historiografía en la Antigüedad es un género literario en prosa que tiene como objetivo narrar los hechos acaecidos (res gestae) de un determinado pueblo. La historiografía surge en Roma con el ejemplo griego a la vista. El momento en el que aparecen los primeros relatos (finales del siglo III a.C.) es el de una implicación cada vez mayor de los intereses de Roma en el mundo griego.

1.2. Características del género

La historiografía latina, desde un primer momento, tiene unos rasgos propios diferentes a la ἱστορία en Grecia:

-Está vinculada al poder político; sus autores son miembros de la clase dirigente.
-El objetivo primordial es el hacer llegar a todas partes la gloria de Roma y defenderla de los ataques de los enemigos. Esto supone una intención didáctica y propagandística.
-Se utiliza además como instrumento de enseñanza moral y política, tomando como ejemplo el sistema de valores de los antepasados.
-Fuerte influencia de la retórica, ya que, según Cicerón, la Historia era la máxima expresión del talento oratorio.

  1. ETAPA ARCAICA

2.1. Analistas

Las obras más importantes de esta época se denominaban Annales ya que narraban los sucesos históricos año por año. Acostumbraban a comenzar con la fundación de Roma y continuar hasta su época. Tienen un gran valor documental, aunque los documentos que aportan son fictícios y estaban escritos en griego. El autor más importante es Fabio Píctor.

2.2. Catón el Censor (234-149 a.C.)

Catón fue una personalidad destacada y original en este género, como autor de los Origines. Por desgracia no se ha conservado esta obra; en ella, recogía desde los orígenes de Roma hasta su tiempo, interesándose también por Italia entera.

Es experto en presentar en pocos trazos las características de un individuo o un pueblo. Aparecía también su agudeza y mordacidad, teñida de proverbios y de sátiras populares, en contra de la nobleza helenizada de su época, capitaneada por Escipión, por eso se le apodaba Censor.


  1. ETAPA CLÁSICA

3.1. Julio César (100-44 a.C.)

Durante el siglo I a.C., Julio César va a ser la personalidad política más importante de su época, protagonizando la evolución de Roma que pasó, con la crisis de la República como a institución, del régimen republicano oligárquico, a otro basado en el poder personal.

En su carrera política, llegó a ser Pontifex Maximus, formó con Pompeyo y Craso el primer triunvirato, conquistó la Galia y derrotó a Pompeyo en la Guerra Civil. Desde entonces asumió todos los poderes en defensa de Roma como dictator perpetuus pero no convenció a los senadores que, ante la idea de la pérdida de poder con el final de la República, promovieron una conspiración que acabaría con su vida.

En su carrera literaria, Julio César fue uno de los grandes historiadores romanos, no sólo por su gran personalidad, sino también por el carácter único del género de su obra literaria: Commentarius, una especie de diario personal de las campañas que hizo:

  1. De bello Gallico “Sobre la Guerra de las Galias”. En 8 libros, sobre la conquista que llevó a término él mismo entre los años 58 y 51 a.C. Comienza con una descripción geográfica de la Galia y después sigue con las diferentes conquistas y enfrentamientos con los diversos pueblos galos.
  2. De bello Civili “Sobre la Guerra Civil”. Consta de 3 libros, que narran el enfrentamiento de César con Pompeyo para conseguir el poder de Roma.

César logró su propósito político mediante varios recursos:

-Una narración de aparente simplicidad con una pureza lingüística en el léxico y la construcción sintáctica.
-El recurso a la tercera persona para referirse a sí mismo como marca de objetividad.
-Un vocabulario básico restringido.

3.2. Nepote (100-25 a.C.)

Pocos datos personales se pueden ofrecer con certeza absoluta. Vivió en Roma, pero alejado de cargos oficiales y con grandes amistades como Cicerón, Ático o Catulo. Con poca erudición y sin una gran cultura literaria, tiene el mérito de abrir nuevas formas en la historiografía: el resumen, la compilación anecdótica y sobre todo, la biografía con su obra De viris Illustribus “Sobre los hombres ilustres”.

Esta obra abarca 16 libros y contiene las vidas de los más grandes hombres de Roma y de fuera de Roma, sobre todo de Grecia, todos ellos relacionados con el campo militar, político y literario. Así satisfacía el gusto de un público que sentía curiosidad por conocer diferentes personalidades. Sus biografías son colecciones de anécdotas insustanciales y un conjunto de exempla morales. Destacan la vida de Aníbal, de Catón o de Ático.

3.3. Salustio (86-35 a.C.)

En la época en la cual va a vivir Salustio, el sistema republicano estaba ya abocado a una crisis con la descomposición interna de las instituciones y el surgimiento de un nuevo estado. Salustio quedó fascinado por la interpretación de la época tumultuosa y escribió un tipo de historiografía novedosa llamada monografía, es decir, una narración histórica sobre un solo tema. Las obras más importantes son:

  1. De coniuratione Catilinae “Sobre la conjuración de Catilina” – trata del célebre complot de Catilina que tuvo lugar el 63 a.C., durante el consulado de Cicerón.
  2. Bellum Iugurthinum “Sobre la Guerra de Yugurta” – trata de la guerra de Yugurta, el rey de los Númidas que había arrebatado el poder de su pueblo, con los romanos, y también del gigantesco escándalo colonial que se desveló a partir de esta guerra.
  3. Historiae – una extensa obra de historia de la que apenas se conservan unos fragmentos.

Su estilo es claro, con un lenguaje ligeramente arcaico en el que combina viejos giros latinos y construcciones imitadas de su modelo griego, Tucídides. Destacan los retratos y discursos que pone en boca de sus personajes, muy trabajados y con sentencias breves y brillantes. Además, nos lega un cuadro muy pesimista de la sociedad de su época.

  1. LA ÉPOCA IMPERIAL

4.1. Tito Livio (59 a.C. – 17 d.C.)

Tito Livio, coetáneo de numerosos personajes ilustres como Horacio o Augusto, con una buena formación en retórica y filosofía, fue el más importante historiador de la época augústea. En Roma puso en marcha el proyecto más importante de su carrera: escribir la historia de Roma desde su fundación hasta su época. De 142 libros de Ab Urbe Condita “Desde la fundación de la Ciudad”, se nos conservan 35 libros y el resumen del final llamado Períocas.

Aunque su obra está organizada por bloques o décadas (la más importante, dedicada a las Guerras Púnicas), se aprecia una manifiesta y admirable continuidad, gracias a numerosos recursos formales y de contenidos, plasmando siempre la concepción ideológica de Roma y su significación como imperio y patria.

Su obra es un ejemplo de la concepción del género historiográfico como obra de arte por encima de todo, con una prosa llena de connotaciones poéticas y con gran herencia de la retórica de Cicerón.

4.2. Tácito (50-120 d.C.)

El género histórico conoce un renacimiento en los últimos años del siglo I y los primeros del siglo II a.C. con la figura de Tácito. Su experiencia bajo la tiranía del emperador Domiciano le indujo a escribir sobre la difícil y penosa supervivencia en la vida pública en época imperial, con una visión fatalista y amarga que determina toda su obra. Destacan dos títulos:

  1. Annales – es la historia de los emperadores de la dinastía Julio-Claudia, desde Augusto hasta Nerón.
  2. Historiae: comprende el período desde la muerte de Nerón en el 68 hasta la muerte de Domiciano.
  3. Obras menores: Agrícola y Germania.

4.3. Suetonio
Su gran obra es La vida de los doce Césares (Desde Julio César hasta Domiciano), en ella narra la biografía de los emperadores sin intención moral ofilosófica.